Vídeos

Loading...

07 febrero 2007

Ansiedad... ¡ten calma!

Aprender a relajarse y modificar hábitos adquiridos por el acelerado ritmo de las grandes ciudades, es un buen inicio para no caer en trastornos de ansiedad desde temprana edad.
Gregorio Pérez Hernández, académico de la Facultad de Medicina de la Universidad Veracruzana, ha realizado un estudio donde se revela que la ansiedad es un padecimiento registrado con mayor frecuencia entre personas de 20 a 30 años. "Por ello es necesario comprender el contexto en que puede manifestarse y las diferentes opciones para su tratamiento".
Pérez Hernández comenta que actualmente se está dando mucha importancia al tratamiento de la ansiedad en infantes debido aque en la etapa adulta se puede caer en cuadros irreversibles o en complicaciones como las adicciones y farmacodependencia.
¿Qué es eso que llaman ansiedad? Es un trastorno dentro del marco de la afectividad. Si bien la ansiedad como tal es parte de la naturaleza humana y significa "sin tranquilidad" o "sin calma", la podemos definir como un estado emocional tenso, caracterizado por una diversidad de síntomas como dolor torácico, palpitaciones y disnea (dificultad para respirar). Se trata de un estado doloroso de la mente que anticipa algún evento desagradable sin que haya motivo aparente para éste. Incluye aprehensión o miedo anormal; dudas sobre la naturaleza y el peligro, la creencia de que la realidad es amenazante, y momentos en que la persona no se siente capaz de enfrentar aquello que teme.
¿Cuáles son las principales causas? En todo diagnóstico es menester que se consideren las áreas que conforman a todo ser humano: lo social, lo biológico y lo mental. Partiendo de ello, distintas escuelas proponen teorías diferentes sobre el surgimiento de la ansiedad: algunos dicen que es aprendida, otros que se debe a un desequilibro entre bioquímicos cerebrales (neurotransmisores), y en la escuela sicoanalítica, por ejemplo, a situaciones de manejo inadecuado de las pulsiones sexual o agresiva. También puede ser originada por el uso de sustancias tóxicas, ambientes estresantes, etcétera.
Es importante descartar desde el principio que los síntomas de ansiedad no sean debidos a la ingesta de algún tipo de sustancia ansiogénica: cafeína, anfetaminas o a una enfermedad médica como el hipertiroidismo.
¿Y los síntomas más comunes? Casi cualquier sistema o aparato de nuestro organismo puede reflejar síntomas de la ansiedad: irritabilidad, inquietud, sudoración excesiva de manos o pies, taquicardia, urgencia continua de orinar, diarreas o estreñimiento, palpitaciones, sensación de falta de aire, miedos, imposibilidad de estar en un solo lugar, insomnio, palidez, temblor, opresión o malestar torácicos, mareo, obsesiones, entre otros.
¿Qué aspectos de la vida se ven afectados? Prácticamente todos: el laboral, social, familiar, anímico, sexual, y en lo económico por el gasto de dinero que ocasiona.
¿Por qué aumenta en personas entre los 20 y 30 años? Se considera que en ese periodo, toda persona se encuentra en una interfaz entre el organismo y sus transacciones con el medio. Se espera que muchas metas, planes y logros se empiecen a concretar. Si alguien no ha sido capaz de "triunfar" a esa edad se siente fracasado. Esto incluye el no haber logrado consolidar una familia, que la sociedad no permita un adecuado desarrollo como conseguir un buen empleo, entre otros factores más.
¿Cuál es el tratamiento a seguir? Se consideran dos básicamente: sicofármacos y sicoterapia. Entre los fármacos están los ansiolíticos, neurolépticos o antisicóticos y antidepresivos. Las sicoterapias pueden ser individuales o grupales, con distintos enfoques (sicoanalítico, de orientación gestáltica, junguiana y una larga lista más). Además se incluyen las terapias de relajación y de meditación.
¿Hay acciones o actitudes que se pueden confundir con ansiedad? Los cuadros depresivos son de los principales, también el consumo de tóxicos con su respectiva etapa de abstinencia, problemas de la glándula tiroides, cuadros sicóticos, el trastorno por déficit de atención en los menores y adultos, y algunos trastornos de personalidad, primordialmente.